3.- Dedicación del Altar Mayor de la Basílica de María Auxiliadora

Ante cientos de fieles se realizó la misa de Dedicación del Altar Mayor de la Basílica María Auxiliadora de Breña, que fue presidida por el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú. También se hicieron presentes en la celebración, el Director del Instituto Italiano de Lima, el Dr. Stefano Cerrato; el Embajador de Italia en Perú, el Dr. Mauro Marsili; el Alcalde de Breña, Sr. Ángel Wu, y finalmente, el arquitecto Pierangelo Ripamonti, responsable de los trabajos de restauración de la Basílica.

La ceremonia de dedicación fue concelebrada por el Padre Inspector Santo Dal Ben Lava SDB, sacerdotes salesianos, miembros de la Familia Salesiana, así como también aquellos feligreses que contribuyeron para llevar a cabo la restauración. Se contó también con la grata presencia del sacerdote salesiano Ugo de Cenci, quien es el fundador y conductor de la organización internacional de ayuda humanitaria, Operación Mato Grosso, fundada en 1967.

Antes de comenzar la homilía el Padre Inspector agradeció a todos por su presencia. “Agradezco a todas aquellas personas que con su aporte generoso, con su sacrificio, han levantado este templo en honor a la Auxiliadora, como señal de eterna gratitud por los favores recibidos y por los primeros 100 años de nuestra independencia. El Templo de María Auxiliadora fue inaugurado el 30 de julio de 1921, y fue levantado como homenaje y conmemoración por el primer centenario de Independencia del Perú. “Los que trabajaron en la restauración lo hicieron con devoción, con amor y cariño a la Virgen Auxiliadora. Para los trabajadores no solo era un trabajo más”, dijo el Padre. Al mismo tiempo, señaló que falta concluir la restauración del órgano. Esperando que para el segundo semestre este culminado, junto a algunos trabajos menores.

La Basílica irradia la devoción mariana en el Perú y encierra muchos tesoros de artes religiosos. En ese sentido,” hoy estamos aquí, alrededor de nuestro pastor para celebrar la Eucaristía con el rito de la Dedicación del Altar Mayor de la Basílica, recientemente restaurada. Uste

des pueden verlo como un altar muy hermoso, que fue realizado en el taller de marmolería de la operación Mato Grasso (OMG), por el responsable Máximo Alibrandi. El altar mide tres metros de largo por uno de ancho. Y se usó mármol botticino clásico, que fue traído de Italia.

Podemos decir, como decía Don Bosco de la Basílica de Turín: cada piedra de esta Basílica es la expresión de la gracia del sentir de Dios, por intersección de la Virgen Auxiliadora, finalizó el Padre Inspector. “Da mucha alegría ver que la Casa de Dios está tan bonita”, fueron las primeras palabras del Cardenal durante la homilía. La Provincia Salesiana ha querido que su casa, dedicada de manera especial  a su madre, entre por los ojos. Qué importante es para nosotros la presencia de Dios, la presencia de María Santísima. Esta Casa de Dios que vemos hoy luce linda, bonita, limpia, elegante. Da alegría decir: creemos en ti con obras, por eso tu casa luce limpia, para cuando vengan a visitarte sean acogidas con gozo, con cariño, manifestó emocionado el Cardenal.

Posteriormente, se llevó a cabo la Dedicación del Altar Mayor, que fue presidida por el Cardenal. Fue un momento de devoción que todos los presentes valoraron. Al culminar con la celebración se realizó un compartir en el salón parroquial de la Basílica con todas las autoridades y miembros de la Familia Salesiana