La Auxiliadora de los tiempos difíciles

Exalumnos Salesianos

Boletín Salesiano

Comunidades y Presencias
Santa Eulalia

(1954) 1974 Beato Miguel Rua
Diócesis de Chosica – Obra Juvenil Don Bosco
Av. Prolongación Lima Norte 574
Apartado 35 – Chosica (Lima 15)
Casa de Retiro – Iglesia María Auxiliadora – Centro Juvenil – Oratorios festivos – MJS – Capellanías
Parroquia San Juan Bosco.

Historia

El Noviciado de los salesianos de la Inspectoría “Santa Rosa de Lima” – Perú se estableció en Santa Eulalia, provincia de Huarochirí, en el año 1983. Ese año se retomaba esta fase de formación en nuestra inspectoría después de que por algunos años los novicios fuesen enviados a Colombia.

El año 1983 asumió como maestro de novicios el P. José Bordogni, proveniente de la inspectoría de Venezuela, permaneciendo en ese servicio hasta el 31 de enero del año 1986. Hasta este año, compartieron la experiencia con nosotros los novicios de la inspectoría “Nuestra Señora de Copacabana” de Bolivia. El año 1986 le sucede en el servicio de maestro de novicios el P. Elio Pérez, el cual permaneció hasta el 31 de enero de 1991.

Tras una breve interrupción en 1991, por el reducido número de novicios y una estancia temporal durante el período 1992-1993 en la casa del entonces Aspirantado (hoy Santuario u Obra Juvenil), el maestro de novicios fue el P. Eugenio Pennati. En este período se aprovechó para construir las nuevas instalaciones del noviciado en lo que era la huerta de la propiedad, al mismo tiempo que se fue acondicionando el antiguo noviciado como Casa de Retiro “El Tabor”, comenzando a funcionar el año 1994.
El año 1994, el noviciado abre sus puertas en su nueva sede de Los álamos, lote 8 (Calle Nueva). La comunidad del noviciado tuvo ese año como director al P. Eugenio Pennati y como maestro de novicios al P. Ernesto Lombardi, el cual prestó este servicio hasta el 31 de enero del año 2003, siendo sucedido en este encargo por el P. Humberto Chávez, actual director y maestro de novicios.

Fines de la Obra

La casa del noviciado tiene como finalidad acoger a aquellos jóvenes que “comienzan la experiencia religiosa salesiana como seguimiento a Cristo”, para que conozcan mejor la vocación divina, y la propia de la congregación salesiana; que experimenten el estilo de vida de ésta, que conformen la mente y el corazón con su espíritu y que puedan ser comprobadas su intención y su idoneidad.

En esta comunidad, son acompañados por una que los acoge y ayuda en su discernimiento. En la comunidad permanecen durante un año calendario, concluyendo con la profesión religiosa expresada en los primeros votos de obediencia, pobreza y castidad e inician así su nueva vida como religiosos salesianos aspirantes al presbiterado o como hermanos coadjutores, pasando a la Casa de Formación de Magdalena del Mar para continuar su proceso formativo.

Durante su año de noviciado, los jóvenes realizan su experiencia pastoral de fin de semana en dos oratorios: desde los inicios de esta obra se atiende uno en la Asociación Pueblo Nuevo “Buenos Aires” y otro en la Obra Juvenil. Allí comparten tareas de recreación, catequesis y animación de diversos grupos en la que participan jóvenes de todas las edades y que sirve a los jóvenes novicios para confrontarse seriamente en su discernimiento vocacional para optar por la vida religiosa salesiana, en la vivencia del Sistema Preventivo.

ÚLTIMAS NOTICIAS