Nacional
Covid-19: 100.000 huérfanos en Perú

  • Compartir:
Las ONG y asociaciones italianas se hacen cargo de muchos menores en el país andino cuya familia ha sido arrebatada por la pandemia. En el campo ya distancia. Aquí están sus voces.

La crisis del Covid-19 dejará un ejército de niños sin padres entre legados no deseados.

Según estimaciones publicadas por la revista británica The Lancet , por cada dos personas que mueren por coronavirus, un niño queda huérfano o sin un abuelo que lo cuide. Entre marzo de 2020 y junio de 2021, los números nos dicen que casi 2 millones de menores de 18 años han perdido a su madre, padre o abuelo. Los estudios también han revelado que, como resultado de la pandemia, un niño en el mundo de hoy queda huérfano cada 12 segundos.

En relación al número de habitantes, el país más afectado por este drama es Perú, seguido de Sudáfrica y México. En la nación andina, que registra hasta el momento más de 203 mil muertos de una población de menos de 33 millones de personas, o más de seis muertos por cada mil habitantes (en Italia somos 2,3, solo para entender las dimensiones de la tragedia), “huérfanos del Covid”, así los bautizaron, ya superan los 100 mil . En ese sentido, es emblemática la historia de la familia de Gabriela Zárate , contada hace unos días por la BBC .. Gabriela vive en una pequeña casa en las afueras de Lima, con su esposo y ocho hijos. Cuatro son suyos y otros cuatro, dos niñas de 7 y 15 años y dos niños de 9 y 12, son en cambio hijos de su hermana menor, Katherine, fallecida de Covid19 el pasado junio. Murió en su casa, porque los hospitales de la capital peruana estaban todos superpoblados y sin siquiera una botella de oxígeno, demasiado costosa para las precarias finanzas de la familia Zárate.

 

Para hacer un balance con Vita sobre la situación de los “huérfanos del Covid” en Perú está el padre Manolo Cayo , inspector salesiano en el país andino (aquí el sitio de la congregación en el país andino https://fundaciondonbosco.org.pe ).

 

“Los Salesianos aquí somos 98, distribuidos en 15 comunidades, desde la Amazonía hasta los Andes. Contamos con 10 colegios repartidos por todo el territorio, 9 Casas Don Bosco para jóvenes en situación de vulnerabilidad, una de ellas dedicada a migrantes venezolanos y 3 centros misioneros, uno en la Vicaría de Yurimaguas, al norte, uno en la Vicaría de Pucallpa , al este, ambos en plena Amazonía peruana, y una misión andina en Monte Salvado, cerca de Cusco. También gestionamos 10 parroquias y otros tantos centros juveniles”. “¿Con la Fundación Don Bosco”? -continúa el padre Manolo- hemos trabajado junto con la Iglesia peruana en la campaña de oxígeno y con el Banco de Alimentos para la emergencia alimentaria. más de 90 ollas populares, como aquí se les llama a los comedores populares”. Además, “llevamos casi dos años garantizando el acceso digital a la escuela a los adolescentes y jóvenes más pobres, dado que en el Perú no hay clases desde marzo de 2020 y recién ahora”. Finalmente, se habla de un regreso a finales de marzo de este año. Esta falta de asistencia escolar es un grave problema que se suma a las terribles cifras de orfandad provocadas por el Covid”. Gran parte del trabajo de los Salesianos en Perú, dice la Fundación, “fue financiado por donaciones de los bienhechores italianos de las Misiones Don Bosco”.

 

“La grave situación de la niñez peruana en relación a la crisis del Covid-19 no tiene precedentes – dice Corrado Scropetta , representante de WeWorld en Perú, otra organización de nuestro comité editorial, activa en el país andino desde 2002 para apoyar a las familias más vulnerables. Incluso antes del Covid-19, entre otras cosas, los abuelos también cuidaban a muchos menores, sobre todo en casos de embarazos precoces que en el Perú representan el 12% de los casos entre adolescentes. Ahora muchos también han perdido esta figura familiar. En lo trágico que conlleva este fenómeno a nivel social y psicológico, no se debe subestimar el aspecto económico ya que estos niños y niñas también han perdido toda forma de sustento. Por ello, el Estado peruano ha entregado un subsidio de 200 soles (unos 40 euros) a 18 mil niños, casi el doble de lo inicialmente previsto pero absolutamente insuficiente frente a la realidad de los casos.

 

Perú, la escuela en apuros

 

Un aspecto, el económico, que también tiene implicaciones en la crisis educativa que estamos viviendo en el país. En Perú, las escuelas nunca reabrieron desde marzo de 2020 y es uno de los pocos países del mundo según la UNESCO. Se espera que las escuelas reabran en dos meses, con la reanudación del ciclo escolar, pero el sistema público está bajo presión ya que, precisamente por la crisis económica, cerca de 300 mil estudiantes se han pasado del sistema privado al público. , que no cuenta con la infraestructura adecuada ni cuenta con un número suficiente de docentes”.

 

Para Roberto Vignola , subdirector general de la fundación Cesvi, “los niños y jóvenes que perdieron a sus padres o familiares que los cuidaban pagaron el precio más alto por la pandemia del Covid-19 en el Perú y por eso muchas veces no son más capaces de alimentarse regularmente, han tenido que abandonar la escuela para mantenerse, viven en una situación de angustia mental y están cada vez más expuestos al riesgo de explotación, incluida la sexual “. A través de las “intervenciones del proyecto Cesvi, Casa del Sorriso– continúa Roberto – desde el comienzo de la pandemia hemos protegido a niñas y mujeres jóvenes de la violencia doméstica que se recrudeció fuertemente en los meses de confinamiento, ofreciendo apoyo psicológico, apoyo económico y formación a muchas jóvenes madres solteras para encontrar trabajo y tomar cuidado de sus hijos”. Entre ellos se encuentra “Valeria, una madre muy joven víctima de violencia y sin familia que, a través de la psicoterapia y la escuela de formación, está trabajando duro para convertirse en enfermera y construir su propio futuro y el de su hijo de 4 años”. -vieja hija”.

 

Los trabajadores sociales peruanos creen que se ha pasado por alto el impacto de la pandemia en los niños, ya que suelen estar menos afectados por la enfermedad que los adultos, aunque ya han muerto más de 1.500 niños peruanos por covid-19 . Para Yuri Cutipé, director ejecutivo de salud mental del Ministerio de Salud de Perú, “si sumamos la pérdida de un padre o cuidadorel impacto en la salud mental de la pandemia en el contexto del debilitamiento de las redes familiares y comunitarias, y de las carencias económicas, la psique de todo este segmento de la población corre el riesgo de verse marcada por diversos fracasos y dificultades complejas”. Los largos confinamientos, de hecho, han provocado un fuerte aumento de la violencia doméstica, así como de la ansiedad y la depresión en los niños. Un tercio de los niños limeños, de hecho, “muestran un alto riesgo de tener problemas de salud mental en el futuro”, según un estudio del Ministerio de Salud de Perú y Unicef.

 

Para Roxana Pingo , (aquí entrevista con Diario ) quien es la coordinadora del programa de respuesta al Covid de Save the Children Perú “además del drama de 1.500 niños que murieron por el virus, aquí los menores que lo hicieron se vieron afectados de manera extrema tanto por la depresión como por la ansiedad”.

 

Entre las asociaciones de nuestro comité editorial, además de las ya mencionadas misiones Don Bosco, WeWorld y Cesvi, en Perú también se encuentra Aldeas Infantiles SOS , con 8 Centros Sociales, 101 Casas Comunitarias, 6.037 niños y niñas atendidos en servicios de atención y desarrollo. de primera infancia y 1.699 niños, niñas y adolescentes en 787 familias atendidas en los servicios de familias en riesgo. “Nuestra organización sin fines de lucro en el país andino ha intervenido en varios frentes en un intento de evitar posibles situaciones de vulnerabilidad, como la orfandad.

 

En respuesta al confinamiento, hemos desarrollado acciones para que los niños tengan acceso a sus clases a distancia, brindando herramientas básicas y ayudando a los padres a brindar el apoyo necesario para sus hijos”. Avsi también está presente en el terreno ” . que llevamos a cabo gracias al programa de apoyo a distancia -le cuenta a Vita Ricardo González Torres , titular de nuestra ONG local- hemos observado que la pandemia ha golpeado duramente a los niños, niñas y adolescentes de todo el país. día tras día las relaciones familiares de los niños huérfanos, ayudándoles a mirar con esperanza su futuro”.

 

La adopción a distancia apoya a los tíos

 

Por último, la Fundación Francesca Rava – NPH opera desde hace años en Perú , sobre cuya labor a favor de la niñez es la propia presidenta Mariavittoria Rava quien nos actualiza. “En nuestra casa de Santa Rosa en Lima, en el distrito de Cañete Il, el Covid ha representado un problema muy grande por el aislamiento y la dificultad de abastecimiento de bienes de primera necesidad, y por la inflación, dado que el aumento de los precios se debe a la dificultad del transporte y por ende a la escasez que trajo consigo la pandemia. Pero sobre todo ha puesto de rodillas a familias del campo circundante, ya muy pobres, debido a la dificultad para acceder a la atención y, por tanto, a las numerosas muertes incluso de personas relativamente jóvenes. Esto ha agravado la miseria en la miseria de muchas familias que han perdido su única fuente de ingresos y, muchas veces, jóvenes madres o jóvenes abuelas que muchas veces son el eje de la familia en el Perú”. Como resultado, “el trabajo de apoyo a nuestro proyecto One Family ha aumentado– continúa Mariavittoria – que pretende, como dice la propia frase, crear un abrazo, una familia extensa en torno a los niños que han quedado huérfanos por el Covid pero que viven con un familiar que no puede hacerse cargo de ellos “. la Fundación Francesca Rava a través de la adopción a distancia “apoya el trabajo de los trabajadores sociales y tios , los tíos, que acompañan a los niños a la escuela y garantizan atención médica y una comida al día. Hay muchos niños que necesitan ayuda y se puede hacer con unos centavos al día por adoptándolos a distancia y, lo antes posible, yendo a Perú en nuestros campamentos de voluntarios”.

 

Para Marco Griffini , presidente de AiBi , que en Perú trabaja con adopciones internacionales, no teniendo actualmente proyectos activos, “la cifra en sí misma de los más de 100.000 huérfanos por Covid es terrible. Pero es aún más terrible pensar que a este drama se le suma otro drama menos conocido: que estos menores están destinados a pasar muchos, demasiados años en un orfanato, prisioneros de lo que llamamos “mitos culturales”, que sostienen adopciones atrasadas.

Fuente: VITA