Salesiano Presbítero

Lo específo del salesiano sacerdote o diácono:

•    Poner en evidencia la figura de Cristo pastor, de quien el salesiano, al igual que Don Bosco, es un testimonio para los jóvenes necesitados, de manera especial en la predicación del Evangelio y en la administración de los sacramentos;
•    Profundizar en el sentido eclesial de unidad y comunión con la Iglesia, en particular con el Papa y los Obispos; docilidad en la aceptación de su magisterio, ayudando también a los jóvenes y a los fieles a aceptar sus enseñanzas;
•    La experiencia vital del ministerio sacerdotal en el interior y desde el interior de la comunidad local e inspectorial en recíproca complementariedad con el salesiano laico;
•    Acrecentar la capacidad de discernir, a través de los acontecimientos y de las personas, la voluntad de Dios a fin de prepararse a la animación y a la dirección espiritual, especialmente de los jóvenes;
•    Desarrollar una particular sensibilidad, propia del espíritu salesiano, para la dimensión catequística, vocacional y mariana en el ejercicio de su ministerio sacerdotal;
•    Ser más y más consciente de que el sacerdocio es una dimensión específica de su vocación salesiana, presente en todas sus actividades, siendo él, como Don Bosco, sacerdote y diácono siempre y en todas partes.

Hoy en día, la Congregación cuenta con 11.069 sacerdotes y 17 diáconos que trabajan codo a codo con los Salesianos Laicos en comunidad, al servicio de los jóvenes del mundo entero. (Fuentes: CG 21, 294)