1. Auxiliadora de los tiempos difíciles

María Auxiliadora es una advocación para los tiempos difíciles. En momentos complicados para la Iglesia, la invocación a la Madre del Señor pidiendo protección y auxilio para los cristianos plasmó jaculatorias y plegarias que han estado siempre muy presentes en el corazón y en los labios de los fieles. María es intercesora, protectora de los débiles, aliento en la batalla, plaza fuerte en la que refugiarse ante el peligro, consuelo en el dolor y esperanza en momentos inciertos. Auxiliadora, siempre.

María fue una presencia siempre serena en tiempos de tempestad. Un manto que cobija en la desnudez de la noche. Una mirada materna que abriga el corazón de tantos muchachos en la periferia de la gran ciudad. María Auxiliadora era de casa. Se paseaba por los patios, estaba en los talleres, bendecía a sus hijos cada mañana al salir al trabajo. El Oratorio de Valdocco fue una experiencia original y paradigmática en la que, en tiempos de oscuridad y miseria, se abrieron espacios de futuro y esperanza en la vida de muchos jóvenes que sintieron decirse una noche lluviosa y fría, “pasa, quédate”. Y al día siguiente había más luz.

Fuente: mariaauxiliadoravigo.es

ACTIVIDADES DE LA FIESTA DE MARÍA AUXILIADORA EN EL PERÚ