Nacional
Padre Alfred Maravilla sdb: “mantengan vivo el corazón misionero de Don Bosco”

  • Compartir:

Don Alfred Maravilla, 53 años, salesiano sacerdote  filipino, quien compartió 21 años de su vida como misionero en Papúa Guinea, visita la Inspectoría Santa Rosa de Lima.

Don Alfred forma parte del Dicasterio para las Misiones, ahora llamado Sector de la Animación Misionera, y está a cargo de la animación y formación misionera de los Salesianos, principalmente de Europa y Asía del Este.

En el marco de la Jornada Misionera 2017, que estará enfocada en las misiones salesianas de América Latina, sobre todo en la de los pueblos indígenas, el P. Alfred visita a la Familia Salesiana del Perú con el objetivo de conocer con mayor profundidad la realidad misionera de los salesianos, en especial la del Vicariato de Pucallpa y las misiones de las zonas Altoandinas de Monte Salvado, Quebrada Honda, Amparaes y Calca.

Conociendo un poco más sobre el Sector de las Misiones

En la actualidad, quien preside este importante Sector es el Padre Guillermo Basañes, Consejero General para las Misiones. Junto a él se encuentra el P. Martín Lazarte, salesiano sacerdote uruguayo y misionero en Angola, quien también se desempeña como Delegado de la Animación Misionera (DIAM) de América Latina. Y finalmente, el mencionado P. Alfred.

La formación misionera de los salesianos

La preocupación de la formación misionera de los salesianos, sostiene el P. Alfred, mueve a toda la Congregación a revitalizar el espíritu misionero de Don Bosco. Un espíritu que es de todos los hermanos y no solo de los que trabajan en las zonas de misión explícitas o lejanas y difíciles.

Desde hace mucho tiempo, la Congregación publicó un documento sobre la formación misionera, donde se rescató, principalmente, la importancia de renovar el corazón de cada salesiano. “Las Constituciones Religiosas de los Salesianos también nos hace referencia a la importancia de la dimensión esencial de la vocación misionera, que significa mantener viva esta dimensión evangelizadora en cada salesiano”, agregó.

Por otro lado, señala que junto con la intención revitalizadora es necesario realizar actividades concretas entre los hermanos salesianos. Por ejemplo, los sectores de la Animación Misionera, de la Pastoral Juvenil y de la Formación junto con el de la Comunicación Social a nivel congregacional, han iniciado una serie de reuniones para generar sinergias entre los objetivos de cada sector y potenciar una comunicación y transmisión más apasionada del anuncio del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo que es el alma de la animación misionera, acotó. Es necesario un diálogo desde los niveles de la animación congregacional como a nivel de cada Región, de cada Inspectoría, y finalmente, en cada comunidad. Se trata de animar a los salesianos en primer lugar, para que luego, ese fuego de pasión por el Evangelio prenda entre los integrantes de la CEP: educadores, padres de familia, jóvenes.

Año del Jubileo de la Misericordia

En otro momento de la entrevista, el padre Alfred manifestó que en el año del Jubileo de la Misericordia es necesario tomar en cuenta lo mencionado por el Papa Francisco: El anuncio del evangelio es el primer y mayor acto de misericordia”. En ese sentido, anunciar el evangelio a los jóvenes y demás personas es un acto misericordioso que debemos tomar en cuenta sobre todo los hermanos, sentenció.  “Lo que falta es cultivar una mayor conciencia para entender que el anuncio del Evangelio que hago es un acto de misericordia. Es muy importante anunciar el evangelio, de diversas maneras”.

Finalmente hizo una reflexión sobre la participación de los hermanos salesianos en la animación misionera. “Cuando hablamos de animación misionera, nos referimos principalmente de la animación de los hermanos, porque la animación misionera empieza en el corazón de mis hermanos salesianos”.

Desde este 25 estará en Pucallpa; el 27 visitará el Cusco, pasando por las Comunidades arriba indicadas. El 1 de marzo tendrá un encuentro con los misioneros del Valle del Yanatile en Monte Salvado. el jueves 3, ya en Lima, se reunirá con los Formandos y el Equipo Inspectorial de Animación Misionera y el viernes 4, sostendrá un diálogo con el Padre Inspector y los integrantes del Consejo Inspectorial.

Le damos la más cordial bienvenida y le deseamos que su estadía en el Perú sea placentera y fructífera.