- II Nota de prensa

Maestro Alberto Pavoni muestra en concierto de gala las cualidades del restaurado órgano Tamburini de la basílica de María Auxiliadora

El célebre órgano Tamburini de la basílica de María Auxiliadora, en Breña, volverá a resonar con todo su esplendor este jueves 15 de diciembre, a las 8 de la  noche. Será en el concierto de gala que ofrecerá el compositor y organista italiano Alberto Pavoni, convocado por el Instituto Italiano de Cultura y la Congregación Salesiana.

Ocho partituras de grandes autores clásicos han sido seleccionadas para este concierto a fin de mostrar las cualidades musicales del órgano Tamburini, considerado el mejor equipado del Perú, gracias a una restauración total  que se le practicó en los últimos cinco años.

El órgano Tamburini de la basílica de María Auxiliadora tiene 2651 tubos sonoros y 34 registros reales; cada registro real agrupa una familia de tubos con la misma característica sonora. Además está dotado de un sistema computarizado con 2000 memorias programables para la combinación de registros. Todo ello le da al órgano Tamburini la capacidad sonora de una orquesta sinfónica.

Para este concierto de gala inaugural del restaurado órgano Tamburini de la basílica de María Auxiliadora, el maestro Pavoni iniciará su actuación con “Toccata I”, del “Secondo Libro delle toccate”, obra de Girolamo Frescobaldi (1583-1643).

Luego interpretará tres piezas de Johann Sebastian Bach (1685-1750): “Preludio e Fuga in re maggiore” (BWV 532), “Corale Ich ruf’ zu dir, Herr Jesu Christ” (BWV 639) de la colección de preludios corales “Orgelbüchlein” y “Fuga” (BWV 577), llamada “La Giga”.

Este concierto de órgano será memorable, también, porque por primera vez se escuchará en el Perú  “Preludio e fuga su B-A-C-H”, que compusiera Franz Liszt (1811 – 1886) en honor a Johann Sebastian Bach.

El maestro Pavoni tocará, a continuación, dos corales de Max Reger (1873-1916): “Ein’ feste Burg ist unser Gott”, op. 67/6 y “Aus tiefer Not schrei ich zu dir”, op. 135 a.

El concierto concluirá con “Etude Symphonique”, Op.78 de Marco Enrico Bossi (1861-1925).

Previo al concierto, el cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima y primado del Perú, bendecirá el órgano Tamburini, que ahora  tiene dos consolas gemelas de dos teclados y una pedalera cada una. La consola original (1933) estará en el coro, junto al mueble sonoro donde relucen los 43 tubos de su fachada, y la nueva consola (2016) que estará al lado del altar mayor.

A modo de ilustración: el mayor órgano de tubos del Perú es el de la catedral de Lima (1855), que tiene aún 42 de sus 62 registros originales, pero está mudo desde hace medio siglo. El de la catedral de Arequipa (1852) tiene 1206 tubos y 24 registros. El de la catedral del Cusco es el más antiguo del Perú (1654); en realidad son dos órganos con un teclado manual de 45 notas cada uno y están en ambos lados del templo con sus respectivos cuerpos de tubos musicales.

Con el ruego de su difusión

Oficina de Prensa

Congregación Salesiana del Perú