- Lourdes Liendo

Visibles a los invisibles

Ha sido una experiencia inolvidable, llena de espiritualidad, un encuentro profundo con Dios en medio de la naturaleza que te abrazaba y acariciaba con el calor, la vegetación y el agua. Contemplar y admirar un rio aparentemente calmado, pero con mucha fuerza, un río con obstáculos, troncos que no permitían el paso de la embarcación y hacían más difícil y peligroso el peregrinaje… En medio de esta situación pensaba en Padre Yankuam Jintia , cuántas veces habría hecho este recorrido, y recordaba su dulce mirada y tierna sonrisa, su apariencia delgada; pero sin duda alguna con una fuerza interior capaz de cambiar el rumbo de muchas vidas, pudo contribuir en la pacificación del pueblo Achuar, con paciencia, con perseverancia, anunció y mostró a Jesús Hermano, Padre, Amigo, a un Jesús presente entre los hermanos Achuar, fue maravilloso ver el fruto de su entrega generosa, toda una población reunida para recibir al padre, al hermano, al amigo, papito Yankuan Jintia, volvía a casa para permanecer por siempre entre ellos y con ellos.

Ya en Kuyuntza, escuchando las múltiples peticiones de los hermanos que con esperanza e ilusión daban a conocer sus necesidades, me quede impactada cuando Juanito Juarez, director del colegio e internado, dijo “el tema de la salud está totalmente abandonado, se mueren los niños y adultos por falta de medicinas y nadie los registra”, constatamos que estamos frente a personas que son invisibles para el Estado, y para muchos otros que no quieren ver ni hacer frente a estas situaciones de dolor y abandono.

Señor permite suscitar corazones generosos para que a ejemplo del P. Luis Bolla y ahora P. Diego Clavijo podamos sumar y contribuir en la tarea iniciada, que para nosotros sean hermanos visibles, iluminados por Yankuam Jintia “Luz del camino al atardecer.”

La entrega de los hermanos Salesianos misioneros en la amazonia, es una entrega que interpela y cuestiona, me invita a reflexionar sobre cómo vivo y mi entrega, ¿qué hago para mostrar a un Jesús vivo, qué hago para ser visibles a los invisibles?

Gracias a Don Bosco, por permitirme ser parte de esta historia.