Mundo Salesiano
República Dominicana – “Sencillez, entrega y amor, son valores eminentemente salesianos”

  • Compartir:

(ANS – Santo Domingo) – Ha sido una tarde maravillosa rodeada de juventud y de sueños. El gran encuentro fue en el Instituto Técnico Salesiano (ITESA) en la fiesta de Don Bosco. Alrededor de 700 jóvenes se dieron cita para encontrarse con el P. Ángel Fernández Artime, X Sucesor. “Hay un valor grande que me gusta de ustedes queridos jóvenes: la sencillez. Y de mis queridos hermanos salesianos y hermanas salesianas: su entrega amorosa. Sencillez, entrega y amor, son valores eminentemente salesianazos”.

El Rector Mayor acompañado de su secretario P. Horacio Lopez, del Inspector de las Antillas P. Francisco Batista y su Consejo, tuvo el encuentro con los jóvenes a quienes invitaba a ‘ir contracorrientes’ y sin miedos, para alcanzar metas altas.  “Hemos celebrado a Don Bosco y todo el movimiento que realizó en favor de los jóvenes pobres. A ustedes les corresponde continuar esta aventura”.

A las 6:30 de la tarde inició la celebración eucarística presidida por el P. Á F. Artime y con la presencia de Mons. Louis Kébrau, Arzobispo emérito de Cabo Haitiano. Con la fuerza de un padre les dijo: “Mis queridos jóvenes, el mundo de hoy necesita de ustedes. El mundo necesita jóvenes llenos de esperanza y de fortaleza y que no tengan miedo a vivir y a soñar, pero principalmente a buscar una profunda felicidad en Dios”.

Concluida la celebración eucarística tuvo el encuentro de con las FMA en la Casa Inspectorial. Fue recibido por los niños de Hogar Escuela Santo Domingo Savio. En la cena familiar asistieron exalumnos y bienhechores, el P. Jean Paul Mesidor, Superior de la Visitaduría de Haití, el Ministro de Educación Lic. Andrés Navarro, exalumno.

Durante la cena recibió como regalo a la “Virgen de Nuestra Señora de la Altagracia”, patrona del pueblo dominicano y, una pintura que representa la vida y la cultura del pueblo haitiano. El encuentro de vida y fraternidad concluyó con unas buenas noches del Rector Mayor.  “Todavía hoy se dan los milagros educativos – explicaba el Rector Mayor – cuando llegamos al corazón de un niño o de un joven que se siente querido. Vino un joven y me dijo: ‘Padre no vengo a pedirte una foto, ¿puedo darte un abrazo?’. Ese abrazo significa que hay algo hermoso que se ha hecho por este joven. Hoy vengo a agradecer por la entrega y fidelidad y por el cariño a la misión salesiana”.