Mundo Iglesia
Seis jugadas para convertirte en un héroe a ojos de tus hijos

  • Compartir:

Seis jugadas clave

No hace falta ser perfecto. Nadie lo es. Incluso si se ha roto la familia por el divorcio, persiste la posibilidad de ser el padre que los hijos necesitan.

Para ello, las páginas de este libro abundan en consejos, ejemplos y datos. Entre ellos, estas seis “jugadas clave” muy prácticas y definitivas: “Te ayudarán a ganar el partido de criar a unos hijos felices y exitosos, convirtiéndote así en un héroe a los ojos de tus hijos e hijas”.

Jugada nº 1. Juega con tus hijos. Es la ocasión de desarrollar afectos y crear recuerdos inolvidables. Hay estudios que demuestran que enriquece su habla, mejora su expresividad, le enseña a jugar con sus compañeros, les estimula, les anima a asumir riesgos. Además, el tiempo empleado con ellos (no solo en jugar) se dilata en su memoria. Meeker cita el caso (entre otros) de una niña que “recordaba” largas parrafadas con su padre todos los días antes de acostarse cuando era pequeña. Preguntó luego a su madre, y realmente eran cinco minutos un par de veces a la semana, pero en su cabeza infantil se habían agigantado. 

Jugada nº 2. Reza con tus hijos. Los niños vienen “programados” para la fe, sostienen los doctores Robert Newberg y Mark Robert Waldman, a quienes cita Meg. En su necesidad de seguridad (a la que debe contribuir decisivamente su padre), “les tranquiliza la idea de un mundo ordenado por la mano divina”. Por eso, “rezar con tu hijo sirve para satisfacer su necesidad de comunicarse con Dios”. “A los niños les encanta rezar”, añade: “Cuando rezas con ellos, se sienten seguros. Les recuerda que, aunque tú no estés presente, Dios sigue velando por ellos”. La imagen de un padre a quien juzgan “fuerte, poderoso e inteligente” arrodillándose ante Dios y reconociendo su poder les une más a él que cualquier otra actividad, dice la doctora Meeker.

Jugada nº 3. Sé una persona estable. Tranquilo cuando ellos estén nerviosos, fuerte cuando se sienten débiles, valiente cuando tienen miedo: “Ser la voz de la razón, el valor y la fe es lo que se espera de un héroe”.

Jugada nº 4. Sé una persona honesta. “Nada puede poner más en peligro la confianza de tu hijo que la mentira… La honestidad, la integridad y la verdad son las cualidades más importantes de un héroe, y de un padre también. Sé un hombre íntegro, sé un hombre en el que se pueda confiar, sé un hombre que dice la verdad”. Pero, “lo que es más importante, vive en función de esa verdad”. Cuenta un caso de su consulta, Suni, una joven que tardó años en recuperar el aprecio extraordinario que tenía por su padre cuando descubrió que engañaba a su madre. Y eso, a pesar de que el hombre rompió la relación espuria, hizo lo posible por recuperar su matrimonio y lo consiguió. Pero el jarrón de la confianza de sus hijos se había roto y costaba pegarlo: “Mi padre está tratando de solucionarlo, pero ya no sé lo que es verdad y lo que es mentira”, lamentaba Suni en un momento decisivo de su vida, justo al dejar el hogar para empezar sus estudios universitarios.

Jugada nº 5. Mantente firme. “La disciplina es muy necesaria. No te queda más remedio que plantarte y poner normas”. Meeker advierte de que las dificultades no vendrán solo de los hijos. Puede que también de los padres de sus amigos, más dispuestos a ceder. Pero “sí significa sí no significa no“, y con el tiempo los hijos lo agradecen: “Saben que la honestidad, la firmeza y las normas significan que te preocupas por ellos”. Meg cita un estudio realizado entre presos entre la veintena y la treintena, para descubrir un elemento común. Y se encontró: casi todos confesaban que, siendo niños, “nadie se preocupó por ellos lo suficiente para decirles que no”. No es preciso llegar a la delincuencia para sacar esa conclusión: los hijos pueden ser felices recibiendo un “no” a sus caprichos, pero no lo serán si entienden que su padre es indiferente a su suerte.

Jugada nº 6. Mantente comprometido con tus hijos. “Habrá días que no te apetezca levantarte, ni seguir casado, ni ser amable con tus hijos, pero tendrás que hacerlo de todas formas. Eso es lo que significa estar comprometido con tu trabajo, tu mujer y tus hijos”. Es la perseverancia, que se lleva buena parte de las historias más potentes que cuenta la doctora Meeker para respaldar sus recomendaciones. Algunas de esas historias encojen el corazón y humedecen los ojos, sobre todo cuando se produce un divorcio, o bien un alejamiento emocional en la adolescencia o juventud que parece irreversible. Pero… ¡nunca es irreversible! Solo hay que persevera en amarles y en estar siempre disponible para ellos.

Fuente: Religión en Libertad