Mundo Salesiano

“Debemos buscar más participación juvenil en nuestras parroquias”

0

(ANS – Cuenca) – Del 20 al 22 de agosto en la ciudad de Cuenca se desarrolló el encuentro inspectorial de párrocos, donde por primera vez participaron no solo los párrocos de los contextos urbanos, sino también aquellos que están en contextos suburbanos y de misiones andinas y amazónicas. Una de las conclusiones se enfoca en la necesidad de buscar más participación juvenil.

Con diversas preguntas y objetivos, se dieron cita 21 salesianos que están prestando sus servicios en una diversidad de presencias parroquiales, en entornos urbanos, populares, campesinos y misioneros; algunas consideradas de “tradición” y, otras nuevas, a las que se les ha caracterizado como de “primera evangelización”, pero todas tienen la particularidad de responder con fidelidad y creatividad evangélica a los nuevos contextos sociales, culturales y religiosos. Y es en medio de este ambiente en donde es necesario ser más audaces para repensar la propuesta pastoral parroquial.

El encuentro estuvo animado por los padres Marcelo Farfán, Juan Cárdenas, Hipólito Montahuano y el Sr. Gabriel Terán. En la metodología de trabajo se consideraron tres grandes momentos: uno de evaluación, uno de iluminación y otro de proyección.

Durante la evaluación se realizó un trabajo para identificar las fortalezas y debilidades considerando las líneas de acción definidas en el PEPSI 2008-2014. En el segundo momento se confrontó la realidad actual de las parroquias desde la reflexión del padre Luis Ricchiardi. Y finalmente, se identificaron algunos desafíos considerando ocho ámbitos que son comunes a toda la pastoral parroquial: pastoral familiar, celebrativa, catequesis, formación, asociacionismo juvenil, pastoral social, pastoral de la salud, acompañamiento a movimientos, grupos y estructuras parroquiales de animación.

Una de las preguntas reflexionadas fue “¿Qué necesitamos fortalecer o corregir en la orientación pastoral parroquial para ser fieles a lo que nos pide la Sociedad, la Iglesia y la Congregación?”; en ella fue posible constatar que aún se siente el peso de la tradición con fuerzas que tienden más a conservar que a transformar, con la inercia de “seguir haciendo lo que ya se sabe”. Esto significa que cuesta salir de una “zona cómoda” para buscar hacer algo diferente.

Las parroquias del Ecuador están insertas en contextos diocesanos con tendencias liberadoras y transformadoras desde y en la periferia, mientras que en otras persiste una inercia conservadora; por otra parte, están las parroquias en las que prevalecen las prácticas de religiosidad popular, sacramentalista, paternalista, con una visión orgánica reducida y con poca formación. Existe el peligro de una visión de las parroquias más como un espacio de “servicios religiosos”, pero no como el espacio comunitario para generar procesos de transformación social, eclesial y humana.

“No todo es negativo, ni tiene que provocar el desánimo y el miedo”, comenta el padre Juan Cárdenas, Delegado Inspectorial para la Pastoral Juvenil, y continúa afirmando: “Identificamos que nuestras parroquias son participativas y abiertas; participativas por la cantidad de personas implicadas en la acción pastoral, y abiertas, porque acogen a los diferentes movimientos y grupos. Sentimos también, que hay cada vez más grupos y personas que están trabajando de manera comprometida tanto en la pastoral como el ámbito social. Las parroquias salesianas se caracterizan por ser populares y juveniles. Esto nos tiene que animar a generar más participación de los jóvenes”.

Tener la valentía de elegir el bien y renunciar al mal… y toda forma de violencia, pide el Papa

Previous article

Ghana – Un “gran regalo” para la formación de los jóvenes y el desarrollo social

Next article

You may also like