P. Carlos Cordero

1963-1969

El padre Carlos Cordero Rodríguez fue el décimo primer superior provincial de la Inspectoría Salesiana Santa Rosa de Lima y el primero de nacionalidad peruana en ejercer esta labor. Con su gestión se inició una nueva etapa en la historia de nuestra provincia, desde entonces reconfigurada como inspectoría exclusivamente para las casas salesianas del Perú. Su gestión se enmarcó los gobiernos de Don Renato Ziggiotti (V Sucesor de Don Bosco, 1952-1965) y de Don Luis Ricceri (VI Sucesor de Don Bosco, 1965-1977) como Rectores Mayores de los Salesianos.

Sus inicios

El padre Cordero nació en La Victoria (Lima, Perú) el 7 de junio de 1928. Sus padres fueron Luis Cordero Carbone y María Hortencia Rodríguez. Estudió en la escuela nocturna Leonardo Pflücker y Rico que dirigían los Salesianos en la calle Madera, a donde ingresó el 15 de marzo de 1938. Allí conoció a quien sería su maestro y principal impulsor de su vocación, el padre Juan Berta.

Inició su noviciado el 21 de enero de 1944 en la casa de formación de Magdalena del Mar. Esta casa fue escenario de sus primeros pasos como salesiano: allí recibió la sotana de manos del padre Ernesto Briata el 15 de abril de 1944, hizo su primera profesión el 31 de enero de 1945 y su profesión perpetua el 31 de enero de 1951. Previamente, entre 1948 y 1950, se había desempeñado como maestro al seminario diocesano de Piura.

En 1951 inició sus estudios de Teología en La Crocetta de Turín. En esa ciudad, capital histórica del orbe salesiano, fue ordenado sacerdote el 1 de julio de 1955 por el cardenal Maurilio Fossati.

Retornó al Perú el 14 de agosto de 1955, siendo destinado como consejero al seminario de Piura el resto de aquel año. Entre 1956 y 1961 retornó a Magdalena del Mar, primero como consejero y responsable de la normal urbana, posteriormente como maestro de novicios y finalmente como director de la casa de formación en 1960. Ocupaba este cargo cuando visitó la inspectoría binacional el Rector Mayor Don Renato Ziggiotti, quien debió ver en el padre Cordero las aptitudes que lo llevarían, un par de años después, a encomendarle el gobierno de la inspectoría.

Un año antes de asumir como inspector, fue designado director de la casa de Breña en 1962. Allí recibió su designación como nuevo superior el 27 de diciembre de 1962.

Inspector del Perú

El padre Cordero gobernó la Inspectoría en un periodo atravesado por el mayor punto de quiebre en la historia eclesiástica del siglo XX: el Concilio Vaticano II (1962-1965). Por lo tanto, su gestión constituye un periodo bisagra entre los tiempos previos al concilio ecuménico y la nueva realidad posconciliar.

Formación

Como en 1963 recibió una inspectoría aún en el cenit de su apogeo vocacional, continuó el proyecto de descongestionar la casa de formación de Magdalena del Mar, iniciado con el padre Orlando con el traslado del filosofado a Chosica. Para ello, el padre Cordero adquirió un chalet en Chaclacayo como sede del noviciado, que pocos años después quedaría reducida a casa de retiro y finalmente cerrada.

En este mismo rubro se encontraba su proyecto de una nueva sede para el aspirantado en Surco, para lo cual se adquirió un terreno, y cuya primera piedra que fue bendecida en 1964. Tal fue el entusiasmo, que las Hijas de María Auxiliadora también adquirieron un terreno cercano con la finalidad de hacer de Surco el nuevo corazón vocacional de la Obra de Don Bosco en el Perú. Lamentablemente, a pesar de aprobar el Parlamento en 1966 un subsidio económico para su construcción, el proyecto nunca se concretó.

Fundaciones

En 1966 los Salesianos abrieron una escuela primaria y un oratorio en Ferreñafe, en el departamento de Lambayeque. La obra, ubicada en la calle Bolívar número 408, tuvo como benefactora a la señorita Augusta López Arenas, quien dejó varios de sus bienes para este fin, motivo por el cual el establecimiento llevó su nombre. A pesar que existía el proyecto de abrir un Instituto Agropecuario en el lugar, la obra cerró en 1971, siendo inspector el padre Emilio Vallebuona.

Infraestructura

A su gestión se debe la reestructuración de la casa de Breña, que desde su fundación en 1897 había adquirido las características de un complejo educativo y pastoral que incluía la Casa Inspectorial, el Colegio Salesiano, el Instituto Industrial, la Parroquia y unidades productivas como la Librería e Imprenta, entre otras. El padre Cordero dispuso en 1964 su progresiva división en distintas comunidades, con su propio director, las que se mantuvieron durante poco más de cincuenta años. En este contexto, se construyó la nueva sede del Colegio Salesiano San Francisco de Sales, que entró en funcionamiento en el año escolar de 1965.

En la Basílica de María Auxiliadora se incorporaron el altar de San Juan Bosco (1965) y de San Martín de Porres (1967) ambos diseñados por el padre Jorge Mauchi. Como signo de la nueva liturgia establecida por el Concilio, se colocó un nuevo altar mayor de madera para la celebración de las misas “de cara al pueblo” (1967). Tras la incorporación de estas piezas, se inició un periodo de casi veinte años de paralización de los trabajos de ornamentación interior de la Basílica, hasta 1985.

También se construyó la Cripta de María Auxiliadora de Arequipa (1965), se consagró el templo de María Auxiliadora de Chosica (1966) y se inició la construcción del Santuario de María Auxiliadora de Huancayo, que sería inaugurado en 1972. Todos estos edificios son ejemplos sobresalientes del espíritu de modernidad de su tiempo, en cuyo diseño se evidencia un claro contraste con la arquitectura religiosa de años anteriores.

A la gestión del padre Cordero también corresponden dos frentes educativos parroquiales emblemáticos en la historia de la obra salesiana en Lima. En 1964 se inició la escuela parroquial en Magdalena del Mar, actualmente Colegio Salesiano Rosenthal de la Puente. Y ese mismo año surgió su equivalente en Breña: la Escuela Parroquial de Varones María Auxiliadora, primaria gratuita impulsada por el padre párroco Juan Piovano, que existió hasta 1990. Por ende, se construyeron las sedes de ambos planteles. El de la extinta escuela parroquial de Breña, con frente al jirón Huaraz, funciona actualmente como pabellón de primaria del Colegio Salesiano San Francisco de Sales.

Sucesos significativos

El mayor suceso de la gestión del padre Cordero ocurrió en 1966, en que se celebraron las Bodas de Diamante (75 años) de presencia salesiana en el Perú (1891-1966). Se realizaron distintos actos públicos, entre los que destacaron la recepción brindada por el Presidente de la República Fernando Belaúnde a los Salesianos e Hijas de María Auxiliadora en el Palacio de Gobierno y la masiva concentración de cientos de miembros de la Familia Salesiana en la Plaza de Armas de Lima.

Obediencias posteriores

Tras ejercer el gobierno inspectorial, el padre Cordero permaneció en Breña como director del Colegio Salesiano de Lima (1969-1970), esperando un nombramiento episcopal que finalmente no se produjo. En 1971 inició un largo periodo como Párroco de María Auxiliadora de Breña (1971-1984), tiempo durante el cual se incorporó en los exteriores de la Basílica de María Auxiliadora la pieza artística más significativa en el atrio de la Basílica: la estatua de Don Bosco (1976). En 1985 pasó al Rímac como director de la que fuera su casa de origen, ejerciendo esta labor por más de diez años, tras lo cual se mantuvo allí con otras funciones hasta el año 2003. En 2004 fue enviado a Magdalena del Mar entre los posnovicios. Se mantuvo en aquella casa de formación hasta el año 2017. Desde el 2018 hasta la actualidad reside en la casa de reposo, ubicada en la casa inspectorial en Breña. Al momento de la redacción de esta reseña (2022) es el más longevo de los salesianos de nuestra inspectoría.

 

David Franco Córdova

Historiador de la Congregación Salesiana del Perú

 

Fuentes:

  • Libro de registro de salesianos de la Inspectoría Salesiana Santa Rosa de Lima. Tomo II. Fol. 75. Archivo Histórico Salesiano del Perú – Sección Inspectoría.
  • Elencos Generales: 1945-2022. Selección de Diego Aguado Alvarez. Archivo Histórico Salesiano del Perú.
  • Cirilo Calderón. “Obra Salesiana en el Perú: 1937-1968”. Páginas 965-979. Texto mecanografiado. Archivo Histórico Salesiano del Perú – Sección Inspectoría.
  • Carlos Cordero. “Sucedió en el barrio Bajo el Puente – Don Bosco en el Rímac”. Lima, 2003.
  • David Franco Córdova. “La Basílica de María Auxiliadora de Lima: Cronología (1916-2016)”. Lima: Editorial Salesiana, 2016.

 

……