Mundo Salesiano

Camboya – Apoyar la educación de los niños pobres

0

(ANS – Phnom Penh) – Como organización educativa, humanitaria, asistencial, colocada bajo  la tutela de los Salesianos de Don Bosco, el programa “Don Bosco Children Fund” (DBCF) tiene como objetivo, apoyar la educación y el bienestar de los niños pobres en Camboya, a través de ayuda práctica, educación, amor y protección de acuerdo con los tres pilares del sistema preventivo: Razón, Religión, Amabilidad. El lema del programa es: “Educar a los niños,  construir su futuro”.

La estrategia de DBCF se basa en el concepto de “Educación para todos, todos para la educación”, el cual incluye:

  • fomentar la participación escolar de los más pobres entre los pobres, para que consigan una educación para la vida;
  • promover programas de capacitación para las habilidades de los niños pobres;
  • dar a los niños las mejores oportunidades de empleo a través de la formación profesional y técnica y/o estudios superiores en las universidades.

Las oportunidades educativas de DBCF atienden principalmente a los niños que más lo necesitan: los niños de la calle, huérfanos a causa del VIH / SIDA y los niños de las zonas rurales. En enero de 2015, 3.474 niños fueron beneficiarios (hombres y mujeres), en catorce ciudades y provincias del país.

Los criterios para la adjudicación de la educación y la salud ofrecidos por DBCF buscan con preferencia a los menores más olvidados, ya que son seleccionados:

  • los niños que viven en situación de pobreza y / o huérfanos – condiciones que se evalúan en las visitas a las aldeas;
  • con gran deseo de estudiar, pero incorporados en familias que no pueden mantenerles los estudios;
  • que no reciben ningún tipo de apoyo adicional de otras organizaciones;
  • entre 6 y 12 años en la educación general básica o entre 12 y 18 para la educación secundaria o técnico-profesional.

Los niños con VIH o huérfanos a causa del SIDA son una categoría sobre la que se tiene un cuidado especial y son actualmente 843 niños incluidos en el programa.

Los menores que participan en el programa registran mejoras en el comportamiento y los valores: expresan más confianza en sí mismos, plantean la consideración de su dignidad y nutren la esperanza para el futuro; miran sus vidas de una manera más positiva y significativa, obtienen buenos puestos de trabajo y se ganan la vida honestamente, al darse cuenta de que la educación es la clave para aumentar sus oportunidades y reducir su pobreza.

Por otra parte, cuando se producen emergencias – inundaciones, desastres, muertes familiares – reciben ayuda y apoyo de amigos y benefactores de DBCF.

Huancayo: “La orientación vocacional y profesional es una actividad esencial del proceso educativo”

Previous article

Estudio de opinión sobre la religión, la familia y la vida

Next article

You may also like