Nacional
El Ministerio de Educación entrega las Palmas Magisteriales a una docente de las escuelas salesianas

  • Compartir:

La maestra Mónica Mucha Córdova del Colegio Salesiano Técnico “Don Bosco” de Huancayo, ha sido condecorada con las Palmas Magisteriales – Categoría Educador, un premio otorgado por el Estado Peruano a través del Ministerio de Educación del Perú. Un reconocimiento a su labor docente en estos más de 20 años de experiencia profesional. Compartimos la entrevista a la docente, realizada por el Centro Salesiano de Comunicación.

 

Profesora Mónica, ¿Cuántos años lleva trabajando en el Colegio Salesiano Técnico Don Bosco de Huancayo?

Ya tengo 5 años trabajando en el colegio, llegué el 2017. Fue una oportunidad muy linda que me dio el Padre Dante al hacerme la invitación para trabajar en el Colegio y yo más que encantada de poder trabajar con la comunidad salesiana.

En estos 5 años de trabajo, ¿Qué es lo que más resalta de la labor educativa con los estudiantes?

Trabajamos mucho el carisma salesiano, el amor, la amabilidad. Conversamos con los jóvenes de la pobreza, no la pobreza material, sino la pobreza espiritual que hay en los corazones.

Tenemos muy buenos estudiantes, los chicos tienen muchas habilidades y nosotros los maestros sumamos intelectualmente a ello. Desde el área de comunicación, me gusta trabajar las estrategias de la comprensión lectora, para que ellos puedan comprender un texto apuntando siempre al pensamiento, al razonamiento. Esto me ha permitido llegar a ellos y conocer más de sus habilidades.

En estos 2 últimos años con todas las dificultades que trajo la pandemia la labor educativa hizo frente a nuevos desafíos, ¿Cómo ha sido para usted enseñar desde la modalidad virtual?

Ha sido todo un reto, creo que no solo para mí, sino para todos los docentes y sobre todo para los estudiantes porque hemos innovado toda nuestra forma de enseñar. Antes decíamos que ¡no! a los celulares en el colegio, y ahora todos deben tener los celulares a la mano, trabajar con el internet.

En el camino hemos ido aprendiendo, la pandemia nos deja muchas lecciones y nos dimos cuenta de que si nosotros nos proponemos podemos asumir estos retos grandes, como la educación a distancia, desde la virtualidad. Ir innovando nuestras estrategias e ir viendo en el camino las que debemos adoptar y las que debemos ir desechando. Creo que hemos logrado una conexión buena con nuestros estudiantes.

Como lo comenta, se han ido innovando las estrategias de enseñanzas. En este cambio de la “presencialidad” a la virtualidad, ¿Qué métodos de enseñanzas ha ido implementando con sus alumnos?

He utilizado mucho el Canva, el Kahoot, el documento Google Drive en línea, las pizarras virtuales y ahora último estoy tratando de aplicar el Miro. Herramientas virtuales que me permiten dinamizar las clases y fortalecer, en mi caso, las habilidades lingüísticas.

Participamos de capacitaciones promovidas por la Red Salesiana de Escuelas, por parte de la UGEL e incluso del mismo Ministerio de Educación(MINEDU). Esas nuevas herramientas que ellos nos brindan, nosotros debemos contextualizarlo a la realidad de nuestros estudiantes, de tal forma que las clases no sean monótonas y rutinarias. Tenemos que buscar herramientas participativas para ver si están atentos a las clases. (risas)

¿Cómo ve la respuesta de los alumnos a la nueva modalidad de clases a distancia?

Al principio les costó un poco trabajar por los grupos del Whatsapp donde los padres de familia también tenían que involucrarse, pero poco a poco lo han visto como algo atractivo, llamativo y, sobretodo, que han tenido que auto-disciplinarse para tomar la decisión de sentarse y participar de la clase.

 

 

Sus años de trabajo en la educación de los jóvenes ha sido reconocido con las Palmas Magisteriales que le ha otorgado el Ministerio de Educación, ¿Cómo toma usted este reconocimiento a su labor profesional?

Me siento muy agradecida con el Ministerio de Educación por haber tomado en cuenta toda mi trayectoria profesional. Sé que son muchos los docentes que postulan y que se merecen este reconocimiento.

Desde que era estudiante en pedagogía siempre he sido una persona muy activa, me gustaba participar en la feria de ciencia, de materiales pedagógicos; todo ello ha ido sumando a mi carrera. Siempre comenzamos con temor, pero en el camino vamos adquiriendo experiencia, trabajando con los estudiantes. 

Estas experiencias aprendidas no solo las comparto con mis alumnos, sino también con los docentes que recién comienzan en la labor educativa. El MINEDU ha implementado programas que ahora nos permiten acompañar a estos nuevos colegas, y así vamos mejorando nuestras prácticas pedagógicas.

¿Cómo se animó a postular a la convocatoria?

Los maestros me decían que debía postular, pero estaba un poco temerosa por la dificultad del proceso. Luego pensando me dije a mi misma “¿Por qué no lo intento?”. Ha sido todo un reto recopilar todos los documentos que solicitaban. En ese tiempo de ir buscando cada resolución de cada año, era regresar en el tiempo y volver a encontrarme con los estudiantes, con los concursos donde habíamos ganado, las ferias; ver las fotos de mis estudiantes que ahora son profesionales.

Y, ¿Qué nuevos retos y compromisos asume con este reconocimiento? ¿De qué forma suma a su profesión?

Siento que ahora el compromiso es mayor porque a raíz de esta condecoración siento que el reto es más grande, mi compromiso es seguir con esta práctica pedagógica hasta donde Dios me lo permita, para seguir mejorando la educación del país.

 

 

Desde su punto de vista, ¿Qué métodos de enseñanzas son los más efectivos para mejorar y fortalecer el proceso de aprendizaje de los estudiantes en estos tiempos?

Cada docente tiene su propia metodología de trabajo. Pienso que hay que ir evaluando y reflexionando los resultados de las estrategias en los alumnos y ver las que se pueden ir implementando, siempre buscando el buen aprendizaje de los chicos a través de tareas auténticas, de tareas que realmente les sirvan en su vida profesional.

Siempre nos gusta cerrar una entrevista con un mensaje que anime a los jóvenes…

Decirles que sigan adelante por sus sueños, a veces dejamos de lado lo que queremos hacer. Luchen por cumplir cada una de sus metas. A mí me gusta ser maestra y trabajar en beneficio de mis jóvenes.