P. Luis Pedemonte

1925-1929

Inspector de los Salesianos del Perú y Bolivia

(1925-1929)

 

El padre José Pedemonte fue el quinto superior provincial de la Inspectoría Salesiana Santa Rosa de Lima y el primero de los cuatro de nacionalidad argentina que han ejercido esta labor. Su gestión en nuestro país se enmarcó en el gobierno de Don Felipe Rinaldi (III Sucesor de Don Bosco, 1922-1931) como Rector Mayor de los Salesianos.

Sus inicios

El padre Pedemonte nació en Buenos Aires (Argentina) el 18 de abril de 1876. Sus padres fueron Agostino Pedemonte y María Solari, genoveses. Creció en el barrio de La Boca, donde frecuentó la escuela de la parroquia San Juan Evangelista, regentada por los salesianos desde 1877 y reconocida como el primer frente parroquial de los Salesianos en el mundo.

Hizo su noviado en 1890 en el colegio Pío IX de Almagro (Buenos Aires) y, tras un viaje a Turín en 1897, fue ordenado sacerdote por monseñor Juan Cagliero en la iglesia parroquial de La Boca en 1890.

Inspector de la Patagonia

En 1911 se establece la Inspectoría San Francisco Javier para organizar a las misiones salesianas de la Patagonia, nombrándose al padre Pedemonte como su primer inspector. Sobre su gestión como inspector de aquella emblemática región de las misiones salesianas, escribió el padre Cayetano Bruno, célebre historiador de los Salesianos de Argentina:

“Nombrado por el Rector Mayor don Pablo Albera el 15 de diciembre de 1911, estuvo el padre Pedemonte al frente de la nueva inspectoría de San Francisco Javier hasta fines de 1924, en que pasó a Lima en calidad de inspector del Perú y Bolivia. Tan buena prueba dio de sí en la Patagonia, que el padre Raúl A. Entraigas le decidó a su biografía un volumen entero con el noble título de Don Bosco en América.

El gobierno de las casas fue, sin duda, lo más dificultoso que halló en la Patagonia el padre Pedemonte, hasta el punto de sentir fuertes tentaciones de amainar, sólo superadas por su virtud e incontrastable fe, que de ello dio muestras cabales hasta el fin en todas sus empresas”.

Inspector del Perú y Bolivia

Recibió del Rector Mayor don Felipe Rinaldi el encargo de dirigir la Inspectoría del Perú y Bolivia tras la breve gestión del padre José Calasanz. Desembarcó en el Callao el 22 de febrero de 1925. Durante su gobierno de cinco años, se destacan la fundación de recordados frentes de nuestra inspectoría, como la Casa de Formación de Magdalena del Mar (1925) y la casa de Yucay (1927), además de la casa de Potosí en Bolivia (1922). Además, realizó un viaje a Europa junto al padre Fortunato Chirichigno en 1926, tras el cual logró el envío de catorce salesianos europeos a nuestra inspectoría binacional.

Durante dicho viaje también realizó contratos para piezas emblemáticas de la ornamentación de la Basílica de María Auxiliadora de Lima: los lienzos de Giuseppe Cassioli, las seis series de vitrales austriacos y el pavimento de mármol. En lo referente a la Basílica, designó como encargado de las obras al padre Afro Cappeli y se ejecutó la monumental ornamentación pictórica mural de la cripta (1929), hoy desaparecida. La colocación del pavimento de mármol (1928) selló el acceso original a la cripta por la nave central de la Basílica, disponiendo la construcción del acceso lateral que se usó durante tres cuartos de siglo.

Inspector de México y Cuba

En 1929 fue enviado por el Rector Mayor Don Rinaldi como Inspector de México y Cuba, con sede en La Habana, en tiempos de la persecución religiosa y la consecuente Guerra Cristera. Su intrepidez se evidenció con su visita clandestina a sus hermanos de México, vestido de civil, en cumplimiento de sus funciones de inspector. Como Inspector de aquellas naciones, viajó en 1934 a la canonización de Don Bosco donde recibió la obediencia de retornar a Sudamérica.

Últimos años

Tras desempeñarse en 1934 como Visitador Extraordinario de las Hijas de María Auxiliadora en Chile, la obediencia lo devolvió a su Argentina natal. Allí cumplió diversos cargos como director de obra, párroco y consejero inspectorial, durante los cuales trabajó en la introducción de las causas de santidad de Ceferino Namuncurá y Laura Vicuña.

Murió en Bernal el 8 de febrero de 1962 a los 85 años de edad.

 

David Franco Córdova

Historiador de la Congregación Salesiana del Perú

Fuentes:

  • Libro de registro de salesianos de la Inspectoría Salesiana Santa Rosa de Lima. Tomo I: 1891-1940. Fol. 174. Archivo Histórico Salesiano del Perú – Sección Inspectoría.
  • Cirilo Calderón. “Obra Salesiana en el Perú: 1891-1936”. Páginas 414-422. Texto mecanografiado. Archivo Histórico Salesiano del Perú – Sección Inspectoría.
  • Cayetano Bruno. Los Salesianos y las Hijas de María Auxiliadora en la Argentina. Volumen Tercero: 1911-1922. Páginas 271-313. Buenos Aires: Instituto Salesiano de Artes Gráficas. 1984.
  • “Sac. Luigi Pedemonte”. Bollettino Salesiano. Año LXXXVI. N° 9. Mayo 1962. Página 179.

 

 

 

……