Mundo Salesiano

República Centroafricana – La seguridad de la población continúa siendo la preocupación de los salesianos

0

(ANS – Bangui) – La República Centroafricana continúa sumida en el caos administrativo, legislativo y social. La próxima semana se cumplirán 16 meses del golpe de Estado de la coalición Séléka y el conflicto, lejos de solucionarse, se agrava. Los misioneros salesianos cuentan que “no existe el país, no hay ley y nada funciona“. Ante los problemas cotidianos, los misioneros salesianos presentes en la capital del país, Bangui, tienen una única preocupación: “Seguir atendiendo a la población que se refugia en nuestras instalaciones”; así relata el artículo de Misiones Salesianas de Madrid.

En los humildes barrios de Galabadja y Damala, en Bangui, cientos de personas subsisten desde hace siete meses protegidos por los misioneros salesianos. La mayoría de los desplazados son mujeres y niños que llegaron huyendo de la violencia que se recrudeció en la capital centroafricana el pasado 5 de diciembre.

Sin tener a quien recurrir, con un ejército en desbandada y atrapados en el fuego cruzado de dos brutales grupos armados, losSéléka y los ‘Anti-balaka’, muchas personas se refugiaron en instalaciones religiosas. “Hasta entonces no acogimos a nadie porque estaban en sus casas aterrorizados”, comenta el P. Agustín Cuevas, misionero que lleva 42 años en África y que es el párroco de Galabadja.

La comunidad de salesianos de Galabadja, que desde hace años se ha esforzado en levantar un pequeño oasis de servicios en este barrio del extrarradio, incluidos una escuela y un dispensario médico, se vio obligada a abrir sus puertas y acoger a la población desplazada ante el aumento de la violencia. “Hacemos de padres, de jueces, de médicos y hasta de carceleros con tal de prestar ayuda humanitaria a la población”,comenta el P. Cuevas.

Los desplazados en la presencia salesiana no fueron los únicos. En los edificios y las explanadas del complejo de Galabadja llegaron a tener hasta 22.000 personas que dormían amontonadas “en los bancos y en el suelo de la iglesia”, mientras fuera el ruido de los disparos y las explosiones de granadas y proyectiles de morteros no cesaba, cuenta el párroco.

En la actualidad quedan en la parroquia salesiana unos cientos de personas que vienen de las provincias y de los barrios que más han sufrido. “Nuestro esfuerzo continúa siendo darles seguridad y empujarlos a la normalidad en sus vidas”, asegura el P. Cuevas.

Palestina – Partió para Gaza el primer envío de medicamentos adquiridos por las ONG italianas

Previous article

Arequipa: Se iniciaron los festejos por Fiestas Patrias

Next article

You may also like